Consejos


ANTES

BUSCA OPINIONES SOBRE ESCAPES PARA ESCOGER UNO QUE SE AJUSTE A TU NIVEL.

A nosotros nos da igual el nivel, nos lo pasamos bien con cualquiera, pero si acabas de empezar te convendrá no meterte en un berenjenal demasiado complicado que pueda frustrarte en tus primeras experiencias.

Algunas empresas ofrecen distintos niveles de un mismo juego o varios juegos con distintos niveles.

ESCOGE BIEN A TU GRUPO.

Lo ideal es que todos vayáis con el mismo espíritu. A darlo todo. Busca gente con ganas, con alma de jugador y que, aunque sea una diversión, se vaya a tomar el juego en serio.

Para nosotros el grupo ideal es de cuatro personas; suficientes mentes pensando sin estorbarse.

RESERVA CON ANTELACIÓN.

Este tipo de ocio está en auge, así que si tienes intención de reservar, sobre todo para una fecha en concreto, míralo con tiempo porque la mayoría de ellos tiene una agenda muy ajustada.


EL DÍA

LLEVAD ROPA Y CALZADO CÓMODOS.

Muchas veces esta actividad está dentro de un plan de fiesta más amplio y después querréis ir a otro sitio, pero tacones y ropa ajustada y/o rígida son unos excelentes enemigos para los retos que la mayoría de escapes os propondrán.

SED PUNTUALES A LA CITA DE LA RESERVA.

La preparación y desarrollo de un juego es una minuciosa y concienzuda rutina. Hay un tiempo para explicaros todas las normas de seguridad y la ambientación del escape, un tiempo para que lo hagáis lo mejor que podáis, un tiempo para la despedida con su foto y su charla y un tiempo para que los chicos del local lo dejen todo como tiene que estar sin dejarse nada para que el próximo grupo pueda disfrutar como lo habéis hecho vosotros, así que ¡sed puntuales! y si llegáis con algo más de tiempo, mejor.


UNA VEZ ALLÍ

MIS QUERIDOS NIÑOS, PRESTAD MUCHA ATENCIÓN.

No perdáis puntal de lo que os diga la persona encargada de las explicaciones, ¡de todo lo que os diga!

Las normas de seguridad son muy importantes y os ahorrarán quebraderos de cabeza a vosotros y al personal. La ambientación del juego es importante porque ¡ahí ya pueden estar dándoos pistas que os servirán durante el juego!… o no.

DESPRENDEOS DE TODO.

Dejad fuera todo lo que pueda suponer una distracción o un estorbo (llaves, bolsos, gorras…) pero sobre todo los móviles, no sólo son una distracción sino que además son trampa. No mola utilizar un dispositivo “busca soluciones”; para eso sigue jugando a los escapes del PlayStore.

Los chicos del local cuidarán de vuestras cosas con mucho gusto.


UNA VEZ DENTRO

ORGANIZACIÓN.

Designad a un enlace, una persona a cargo del intercomunicador y que no lo suelte.

Designad a un registro, una persona para que apunte cualquier dato.

Designad a un buscador, una persona que mire en todo lugar permitido cada vez que se acceda a una nueva estancia.

Varias de estas tareas pueden ser llevadas a cabo por la misma persona.

Acordad un sitio donde dejar todo lo que parezca poder formar parte de un acertijo.

Generalmente, los objetos sólo tienen un uso, así que dejad aparte los ya utilizados para que no generen confusión.

LA COMUNICACIÓN ES LO MÁS IMPORTANTE.

Hablad. Haced saber a los demás cualquier dato aunque no parezca relevante o el punto en el que os encontráis con un acertijo; quizás alguien haya dado con algo que pueda servir a otro.

DAOS UN TIEMPO.

Los diseñadores de juegos de escape maman de todos los demás, toman lo que les parece más llamativo para inspirarse y además crean sus propios acertijos y estructuras. Unos juegos son más intelectuales; otros más físicos, visuales, táciles y hasta olfativos; otros una mezcla de ambos (los que más nos gustan); y todos ellos tienen algo en común dentro de la mente del diseñador.

Si al principio parece (repitamos esto, ¡parece!) que no vais al ritmo que creéis que deberíais, no os agobiéis. Daos un tiempo. Poco a poco comenzaréis, casi sin daros cuenta, a entender en qué códigos de comunicación se basa el juego al que os enfrentáis.

EN CASO DE BLOQUEO.

Es normal que en algún momento haya un acertijo maldito que no conseguís sacar adelante. No os quedéis todos pendiente de ese único problema. Dejadlo momentáneamente a cargo de alguien mientras los demás os despejáis atendiendo otras tareas; seguramente os falte algo para rematarlo y, si no, está quemando un tiempo precioso, así que es preferible que pidáis una pista.

LAS PISTAS.

Lo importante es vivir la experiencia lo más plenamente posible. Es normal que en algún momento os den una pista desde el centro de control o la tengáis que pedir. No pasa absolutamente nada. Los escapes evolucionan constantemente y hasta los más experimentados equipos las necesitan en algún momento.


UNA VEZ FUERA

MUCHO AYUDA QUIEN POCO ESTORBA.

Aseguraos de no sacar nada de la sala de juego. Un objeto perdido puede volver loco buscándolo al encargado de repreparar el juego.

ES DE BIEN NACIDO SER AGRADECIDO

Hacedles saber a los chicos del local qué os a parecido la experiencia. Suelen gustar de saber estas cosas para mejorar, saber cuáles son vuestras reacciones y así poderos recomendar otros escapes que se ajusten a vuestro perfil.

NO OS DEJÉIS NADA.

Recoged todo lo que dejasteis en consigna antes comenzar el juego. Si volvéis más tarde, quizás estén ya en plena faena con otro equipo.

REFLEXIÓN.

No os empeñéis en hacer otro inmediatamente. Id a algún sitio a charlar sobre la experiencia y reflexionar sobre lo vivido; si dejáis unos días antes de hacer otro escape, mejor. Sin reflexión no hay aprendizaje.


EL DÍA DESPUÉS

AGUAFIESTAS NO.

No desveléis al resto del mundo algo que pueda aguarles la experiencia a quienes decidan ir. Contad lo justo para que se sientan intrigados, atraídos. Dejad que lleguen al fondo por ellos mismos y descubran lo que vosotros tuvisteis que descubrir. Sed discretos; nada de acertijos y mucho menos de soluciones.


EL RESTO DE DÍAS

La vida no es una competición, es un juego. No va de ganar o perder, va de toda la diversión que puedas tener antes de que termine.